.

6.2.17

Me gusta volar cometas, verlas subir y bajar, dibujando amplias sonrisas de colores. Ya he roto algunas insistiendo en volarlas en la calma o echándolas emocionada a la furiosa tormenta.

Si vuelve a amainar el viento, sabré cuidar mi cometa, le soplaré yo misma para que sonría mientras esperamos juntas el viento adecuado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada