.

3.2.15

Hoy leo esto en el facebook de Judith Black, parece que me lee el pensamiento

"Me siento extraña dentro de mi piel. Ajena al mundo. Lejana. Desarraigada. Lo peor: sin raíces y al descubierto. Vulnerable. Sin techo. Sola. Y pienso en la masa de normales, con vidas normales y casas normales, trabajos dentro de la normalidad y vacaciones —siempre— excepcionales. Esa masa que aún pone en marcha y mantiene con vida al sistema. Esa masa que deshumaniza al otro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario